Oxford

Hablar de zapatos Oxford es sinónimo de hablar de la elegancia hecha zapato para hombre. Los zapatos Oxford tienen su origen en la Escocia e Irlanda del siglo XVIII pero su uso masivo durante el siglo XIX por parte de los estudiantes de la Universidad de Oxford hizo que adoptaran finalmente ese nombre.

Sus grandes potenciadores, nombres como Oscar Wilde, creador de tendencia en su época. Este zapato se caracteriza por ser bastante plano y carecer de una ornamentación muy elaborada, que intenta ser un zapato muy elegante y refinado que no llame en sobremanera la atención.

Es un zapato que se anuda con cordones sobre el empeine que se organizan en 5 o 6 niveles. Dentro de los diferentes zapatos Oxford encontramos varias versiones: Zapatos lisos, sin ninguna ornamentación. Legate, con punteado en las costuras. Semi-brogue, con punteado tanto en las costuras como en la puntera del zapato. Full-brogue, presentan punteados con dibujos en la punta y en las alas. Los zapatos Oxford se confeccionan normalmente en cuero negro o marrón considerándose las variedades en ante de mucha menos elegancia. Los Oxford son en realidad los únicos zapatos de hombre que se consideran totalmente apropiados para las grandes ocasiones o celebraciones oficiales.